Es hora de decirle adiós al plástico

Desde que era un adolescente comprendí la importancia de cuidar nuestro medio ambiente, pues es el lugar donde iba a vivir en el futuro y es el que habitarán mis hijos, por eso decidí estar en constante investigación para conocer los problemas que causan diversos productos hechos de distintos materiales, como pueden ser los plásticos. Es sobre éstos de los cuales quiero hablarles y trataré de ser lo más breve posible para explicarles por qué es necesario empezar a despedirnos de él si queremos un mundo mejor.

En los últimos años se ha descubiertos que el plástico es un material que puede dañar la salud, ya que llega a contaminar los cuerpos humanos, sobre todo la sangre de los más pequeños. Investigadores señalan que una gran cantidad de distintos químicos tóxicos son despedidos por los diferentes productos hechos de plásticos y los cuales se detectaron en la sangre y los tejidos de muchas personas. Siendo más específicos, los hallaron en la leche humana y en los cuerpos de los recién nacidos. ¿Y esto en qué afecta? Aunque no se ha determinado con exactitud cuáles son los efectos, estos químicos interfieren con los procesos hormonales de los humanos, lo que podría afectar en el crecimiento, la maduración y la reproducción.

No muchos tienen la costumbre de reciclar, por lo que dejan a la deriva los productos plásticos. Un grave error. Es fatal para el medio ambiente el que sigan habiendo este tipo de materiales, ya que tardan hasta mil años en degradarse, por lo que posiblemente todo el plástico que se haya creado en la actualidad sigue existiendo. Cuando un plástico se va desintegrando para integrarse a la naturaleza, se va dividiendo en pedazos pequeños pero que igualmente contaminan demasiado, incluso cuando son partículas diminutas, éstas siguen en el aire. Aunque algunos dicen que la mejor solución es reciclar, no es suficiente, ya que es un proceso ineficiente y costoso, por lo que no reduce sustancialmente la producción de plástico nuevo. Además, generalmente los desechos de plástico son quemados, lo que resulta en mayor contaminación al aire, o se utilizan para manufacturar nuevos productos de este mismo material pero de menor calidad y duración, por lo que se convierte en un círculo vicioso y muy contaminante.

¿Recuerdan que les mencioné las partículas de plástico tóxicas? Pues estas partículas atraen más materiales dañinos que son consumidos por los animales, desde el plancton, pasando por insectos y hasta los mamíferos más grandes. ¿Y qué hacemos con estos animales? ¡Nos los comemos! Así que cuando consumimos carne, pescado o mariscos que estén contaminados, también estamos afectando nuestro cuerpo. Como dato les dejo que los peces ingieren más de 12 toneladas de plástico al año. Sin embargo, el mar no es el único lugar donde el plástico contamina, también se ha encontrado en desiertos o bosques. Los productos plásticos pueden avanzar miles de kilómetros impulsados por el viento. Es momento de tomar conciencia, por nuestro propio futuro y por el de nuestros descendientes. ¡Dile adiós al plástico de una vez por todas!