Adicción

Hace unos días, en una de mis clases de inglés, comencé a sentirme bastante débil y con mucho sueño anormalmente pesado donde verdaderamente sentía que me iba a quedar dormido en cualquier instante sin poder controlarlo, lo que por supuesto hubiera sido muy embarazoso. Sin embargo, gracias a Dios que pude contener el sueño a través de toda la lección aunque cabeceando con mucha frecuencia algo que probablemente hubiera notado el profesor de no haber sido porque me encontraba en la parte de hasta atrás.

Debido a esto, algunos de mis compañeros de clase  especularon que la clase de ingles era la que mas me aburría cuando en realidad no lo es así, de hecho la clase de ingles ha sido siempre la que mas me ha gustado dado a que es la que por lo general mejor me desempeño. Sin embargo, en las últimas tres semanas me he estado siempre quedando dormido en dicha clase y en muchas otras actividades que solían gustarme mucho y lo siguen haciendo simplemente que ahora me invade un tremendo sueño que solo puedo describir como una tremenda fatiga abrumadora.

Varios días son los que había estado pensando sobre la causa de esta fatiga tan tremenda, llegando a pensar inclusive  la posibilidad de haber contraído una enfermedad de algún tipo y de algún buen grado de gravedad importante dado a que sentía que el cuerpo se me apagaba como un monitor con un control de televisión sin embargo no caía dormido totalmente cuando en público aunque, tan solo tuviera dos minutos para mi mismo entonces me desconectaba de esta dimensión inmediatamente tras un profundo sueño.

Estos tipos de episodios se convirtieron en unos bastante frecuentes por lo que decidí ir a hacerme unos exámenes de sangre para que los doctores me pudieran decir que es lo que estaba sucediendo y que mal tan fuerte es el que encontraron. Sin embargo, los doctores me dijeron que todo se encontraba normal y en orden, algo que aunque me alegro´ también me molesto´  en algún grado debido a que mi persistencia con la fatiga continuaba aunque un poco en menor medida conforme pasaban los días.

Si bien estos episodios eran menor en grado paulatinamente, estos seguir persistiendo algo que verdaderamente note que estaba arruinando mi vida ya que sentía que alguien me había inyectado plomo en la sangre haciendo de cada movimiento uno muy pesado.

La verdad es que la respuesta a la incógnita de mi fatiga era muy sencilla aunque yo no la veía en esos días así. El asunto es que por algunos años tome café desmesuradamente y a altísimos grados de concentración, un consumo que se convirtió en una verdadera adicción de lo mas grave. Solo basta ver que me sucedió y como me sentí cuando deje de consumirlo por completo, lo que causo que todo fuera como una larga madrugada donde lo único que se quiere hacer es dormir.